FORO PARA LA PAZ EN EL MEDITERRÁNEO

Crisis en las relaciones de Rusia y Estados Unidos

Hackers’ rusos roban datos sobre los nuevos desarrollos militares de EEUU

GEOPOLÍTICO. 14.10.2017Posible guerra nuclear entre Rusia y los Estados Unidos

El ex jefe del pentágono William Perry ha afirmado a los medio de comunicación que la guerra fría sostenida entre los Estados Unidos y Rusia pudiera convertirse hasta en una guerra nuclear. “Estamos comenzando una nueva Guerra Fría y el peor resultado posible podría ser una guerra nuclear entre Estados Unidos y Rusia” ha dicho William Perry ex secretario del departamento de defensa de EEUU (el pentágono).

El ex secretario estadounidense ha participado su preocupación al Foro Internacional de Lux… Sigue leyendo →

Rusia y Estados Unidos viven su peor crisis en un siglo. Posted on: Monday 31 July 2017 — 19:10

Estados Unidos y Rusia viven la crisis diplomática más grave desde que Washington cerrara su embajada en Moscú hace ahora unos 100 años, debido a la Revolución bolchevique que estaba teniendo lugar allí. Vladimir Putin se dispone a expulsar a 755 trabajadores diplomáticos y personal técnico de la embajada y los consulados de Estados Unidos en Rusia.

Antes del 1 de septiembre deberán terminar allí sus actividades. Esta reducción supone un 62% del personal de EE.UU. que saldrá del país, algo que no tiene precedentes y que va a mermar la capacidad de maniobra diplomática de Washington en Rusia, por no mencionar la bofetada contra Trump que supone la medida.

Aparte de esta reducción de personal, desde hoy Rusia prohíbe a EE.UU. el acceso a la mansión de la que disponían en Serebrianyi Bor, una codiciada zona de descanso en Moscú, además de unos almacenes.

Esta es la respuesta del gobierno ruso a la expulsión por parte de Barack Obama de 35 diplomáticos rusos y al cierre de dos complejos de edificios – uno en Maryland, el otro en Nueva York – el pasado mes de diciembre, que a su vez fue una represalia por la injerencia rusa en las elecciones que supuestamente hicieron vencedor a Donald Trump. En aquel momento Putin dijo que esperaría a ver como actuaba el futuro presidente, Donald Trump, en cuanto a las sanciones y después actuaría él.

Pero el deshielo que Trump comenzó a poner en marcha con Rusia no ha dado los resultados esperados hasta ahora, sin contar con el asunto de Siria, donde EE.UU. ha dejado a Moscú con las manos libres.

La dura ley de sanciones contra Rusia que aprobó unanimemente el Congreso de EE.UU. el jueves, en la que queda abierta la puerta a imponer sanciones a empresas de terceros países que inviertan en los sectores energético, minero, y ferroviario ruso, prohíbe claramente al presidente eliminar las medidas que ya se han adoptado. La misma Unión Europea se ha quejado ya que el suministro de gas procedente de Rusia puede verse afectado y numerosas empresas de la UE pueden enfrentarse a enormes multas por parte de EE.UU..

Pero la cosa puede que no se quede ahí ya que según dijo Putin en una entrevista a la cadena estatal rusa ‘Rossia’, el país tiene un “gran espectro” de posibilidades para responder a las sanciones aprobadas por el Congreso de Estados Unidos. “Tenemos mucho que decir y mucho que hacer en muchos ámbitos de cooperación bilateral”, afirmó Putin, que habló de medidas “que perjudicarían a EE.UU.”, aunque quitó un poco de hierro añadiendo: “No creo que debamos hacerlo. A día de hoy, estoy en contra”.

El que esta escalada siga aumentando depende de muchos factores. “Si el daño ocasionado a Rusia por los intentos de presionarla llega a ser equiparable a las consecuencias negativas por restringir nuestra cooperación, estudiaremos otras medidas”, dijo Putin. Las relaciones comerciales entre Rusia y Estados Unidos no tienen tanta importancia como las que tienen con la Unión Europea, así que hay menos margen para los vetos.

Sin embargo Rusia está presente en partes del mundo que para Washington son claves: Oriente Medio, Asia y el Ártico. Una cooperación en esos terrenos parece ahora más complicada a pesar de los intentos de acercamiento de Trump.

Hace mucho tiempo que Rusia se da cuenta de que el nuevo presidente de EE.UU. no tiene margen para reparar las relaciones con Moscú, y es consciente del conflicto interno en el que está sumido Trump dentro de sus propias fronteras.

Para Trump, el movimiento de Rusia en cuanto a los diplomáticos es un duro golpe en un momento en el que el presidente no goza de buena relación con el Congreso al haber cesado a su jefe de gabinete, Reince Priebus.

Trump intentó suavizar un poco parte de la ley de sanciones a Rusia, pero está claro que no es suficiente. El hecho de que Putin pueda permitirse una expulsión de diplomáticos a una escala nunca vista muestra que ve a Trump como un político débil al que puede humillar fácilmente y casi sin consecuencias.
Mikel Soria

Colaborador en Geopolitico.es
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Comments are closed.