Secretario General

De acuerdo con los usos y costumbres de la tradición universitaria, corresponde, al inicio de un nuevo curso, rendir cuentas ante la comunidad universitaria y ante la sociedad en general, y hacer balance de las principales actuaciones llevadas a cabo por los órganos de gobierno y por los servicios universitarios, durante el curso académico anterior.
A través del resumen de la memoria del curso académico 2012/2013, voy a intentar introducirles en el conocimiento de los hechos, datos e información más relevante de la Universidad de Málaga durante este período, con objeto de hacerles reflexionar sobre la situación y perspectivas de esta institución académica desde tres puntos de vista:

  • Desde un enfoque puramente informativo, atendiendo a los datos y acontecimientos que marcaron el pasado curso académico.
  • Analizando las áreas estratégicas de la Universidad de Málaga, de acuerdo con las líneas programáticas de su gobierno.
  • Atendiendo al nuevo modelo de memoria de responsabilidad social de la Universidad, que vamos a implantar a partir de este curso académico.

Decía Aristóteles que “gracias a la memoria se da en los hombres lo que se llama experiencia.”

La memoria es, por tanto, experiencia sustituta, en la cual se da todo el valor emocional de la experiencia actual, sin su tensión, sus vicisitudes y sus perturbaciones.

Se señalan, en primer lugar, los tres hechos que, a mi modo de ver, han marcado un curso académico histórico para esta institución:

  • La conmemoración del cuadragésimo aniversario de la creación de la Universidad de Málaga.
  • La culminación del proceso de adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior.
  • Los efectos de una crisis económica estructural, que incide especialmente en el ámbito universitario.

La Universidad de Málaga ha cumplido cuarenta años desde su creación en septiembre de 1972, cuando el entonces Ministro de Educación, José Luís Villar Palasí, impulsor de Ley General de Educación y Financiamiento de la Reforma Educativa, firmaba y ordenaba la publicación del Decreto, dando así carta de naturaleza a un incipiente proyecto ciudadano.

Desde entonces se ha convertido en una institución madura, conocida y reconocida, que se identifica por su vocación generalista, su perfil científico y tecnológico y su capacidad para establecer alianzas y espacios de colaboración con las instituciones y empresas de su entorno.

Los actos conmemorativos del cuarenta aniversario, bajo la denominación “cuarenta años compartiendo futuro”, se iniciaron con el reconocimiento a la Asociación Amigos de la Universidad de Málaga, al Diario Sur y a D. Joaquín Luque Rodríguez, exrector de la Universidad de Sevilla, que fueron distinguidos con la medalla al mérito universitario.

Asimismo, fueron reconocidos con la insignia al mérito en el trabajo, todos los trabajadores (PDI y PAS) que han prestado servicios relevantes a esta Universidad durante los últimos cuarenta años.

Los actos de celebración continuaron con la exposición de Calle Larios “40 aniversario de la Universidad de Málaga” y la exposición del Rectorado “Conoce tu Universidad”.

Además, durante todo el curso se han llevado a cabo múltiples actividades culturales, sociales y deportivas, impregnadas por el espíritu renovador de este aniversario, que concluyeron con el acto de reconocimiento de la Diputación Provincial, que junto al Ayuntamiento de Málaga, han desempeñado un papel tan relevante en la creación y proyección de esta institución académica.

En segundo lugar, es preciso destacar que en el pasado curso académico culminaba el proceso de adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior con la conclusión de los estudios de Grado, por parte de 422 estudiantes, correspondientes a las primeras ocho titulaciones que se implantaron en esta Universidad con arreglo a la nueva estructura de las enseñanzas universitarias: Historia del Arte, Filología Hispánica, Traducción e Interpretación, Turismo, Enfermería, Fisioterapia, Podología y Terapia Ocupacional.

En tercer lugar, es preciso destacar los efectos de la crisis económica estructural en el ámbito universitario.

En este sentido, habría que señalar que la primera consecuencia importante, se produce en el presupuesto, que ha pasado de casi 258 millones de euros en el año 2012 a los 225.024.846 del ejercicio correspondiente al curso 2013. Asimismo, se ha incrementado el régimen de dedicación del profesorado universitario. Se han incrementado los precios públicos de las matrículas de enseñanzas de Grado y sobre todo de Máster Universitario, situándose en el 15% del coste real de las enseñanzas en primera matrícula, e incrementándose al 100% en la cuarta y sucesivas matrículas.