Lugar: Sala de exposiciones del Rectorado de la Universidad de Málaga. Av. Cervantes, 2.

Horarios de visita al público: Lunes a Sábado de 10.00 a 14.00 h. y de 17.00 h. a 21.00 h. (Cerrado domingos y festivos)

Visitas guiadas gratuitas (sin inscripción previa): lunes y miércoles de 18 a 19 horas. Punto de encuentro: Sala de exposiciones del Rectorado.

Comisaria: Patricia Bueno del Río

Entrada libre.

----------------

La presencia del primitivismo en la formulación de la modernidad artística está muy presente en el arte que se produce en los países occidentales. Habitualmente, es usado como portal para acceder al conocimiento de las sociedades autóctonas que perviven logrando conservar su identidad original.

La investigación de una cultura primitiva como es la de Papúa Nueva Guinea –Melanesia–permite conocer la evolución del ser humano en aspectos sociales, antropológicos y etnográficos concretos, a través de sus integrantes, como supervivientes al margen de la contaminación poscolonial, permitiendo que nos reencontremos con los orígenes del hombre en pleno siglo XXI.

Esta exposición es el resultado de un viaje introspectivo y fáctico que Ángela Calero lleva a cabo durante quince años de exploración y convivencia en distintas regiones de Oceanía. A través de su recorrido distinguimos tres ámbitos diferenciados, constituidos por piezas de distinta índole que representan tres modos de acercamiento e interpretación.

En primer lugar, obras de arte y objetos autóctonos de la cultura papú que la artista colecciona durante su estancia, y que invitan a descubrir su naturaleza y entorno, reflejando sus costumbres, intereses y forma de vida. Los papús son animistas, por lo que cada objeto posee su propia alma, esto convierte al elemento más trivial en un símbolo de su propia idiosincrasia.

Más adelante, encontraremos piezas autóctonas intervenidas por la artista. Hibridar materiales y conceptos que vinculan la cultura occidental y la primitiva forma parte de un proceso de investigación y búsqueda que da lugar a un tercer apartado, en el que se muestran obras creadas por Ángela Calero, una forma de acercamiento de los dos mundos a través de su propia valoración subjetiva, mediante las que evalúa la circularidad temporal y la belleza que nutre a esta cultura no adulterada dándole un justo valor a su existencia.