Proyecto de Ordenación Paisajística del Bulevar Louis Pasteur.

¿Imaginas la posibilidad de estudiar en una biblioteca abierta, con conexión a Internet y zonas verdes? ¿Y si la universidad pudiera planificar eventos o conferencias en un aula al aire libre con vegetación, tecnologías interactivas y teniendo la posibilidad de conocer en todo momento las condiciones atmosféricas del aula?

El nuevo concepto de campus conectado, verde, abierto e interactivo se abre paso en la Universidad de Málaga bajo la supervisión del Vicerrectorado de Smart-Campus con un proyecto que saca el mundo académico a la calle y permite una interacción entre lo digital y lo físico.

 

En 2016 el estudio de arquitectura Ecosistema Urbano presentó su propuesta de campus inteligente, desde entonces se trabaja para su materialización.

Este proyecto está orientado en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible* debido a su naturaleza ya que trata de ser un campus verde y ecológico capaz de gestionar de forma eficiente los materiales, el agua y la energía.

   

   

(ODS) Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

En torno al recorrido del Boulevar Louis Pasteur que abarca los campus de Teatinos y Ampliación, así como la conexión entre ambos, se plantea el asentamiento de un corredor verde donde se dispondrán de diferentes espacios con diferentes características y equipamiento que le proporcionen inteligencia y sostenibilidad. El espacio principal dotado de Hubs Digital y Climático estará situado junto a la parada de Metro, frente del hospital Clínico. Este ha sido equipado con una cubierta tecnológica capaz de alojar sistemas bioclimáticos y de producción de energías renovables para abastecer el consumo de todo el parque. Otro gran espacio que se rehabilitará para evitar que se canalice y desaparezca el paisaje natural suburbano es el del Arroyo Zapatero.

 

Plano del trazado del bulevar Pasteur con las áreas donde se va a actuar.

 Se han diseñado aulas abiertas equipadas con tecnologías, que cuentan con conexión wifi, tomas USB, balizas de iluminación, taquillas electrónicas y sistema de enfriamiento por ventilación geotérmica, como espacios que conforma la propia vegetación y más protegidos del entorno para dar clases, charlas o reuniones.

 

Concepto de clase abierta, en un espacio protegido por la vegetación, conectado y en el que los usuarios pueden hacer uso de la tecnología interactiva con la que se equiparán estos espacios.

Además se ha propuesto la integración a lo largo de todo el corredor diversos espacios diseñados con distintos propósitos para ensalzar el carácter ecológico y tecnológico del nuevo campus universitario.

Entre ellos se cuenta con una biblioteca abierta muy similar a las aulas que antes se mencionaban que cuentan con taquillas de las que se podrán hacer uso para pedir préstamos de portátiles, libros o incluso cojines para aumentar la comodidad a la hora de la lectura o el estudio en estos espacios. Espacios de lectura integrados con pequeñas estructuras conectadas con los servicios telemáticos de la Universidad para permitir la compartición de contenidos con la comunidad universitaria o el control de la iluminación, así como espacios sensoriales y de ejercicio conectados e integrados en la naturaleza para ofrecer un mayor confort bioclimático.

   

  

Espacio que combinan vegetación, tecnología y confort ambiental  

Todo este espacio estará conectado e incorporado de sensorización para IoT como software libre, empleando estándares abiertos para el intercambio de datos, con el objetivo de monitorizar condiciones ambientales y comportamientos, como mapas de calor. Todo esto estará controlado bajo el despliegue de una red de control para comunicar todos los equipos y componentes y sincronizado con la aplicación digital de la UMA y el resto de la red del campus. 

 

Esquema de concepto de campus inteligente de la UMA. 

El acceso a los datos generados por la red de sensores de la UMA lo permitirá el portal de datos abiertos, donde la propia universidad podrá publicar los datos que decida. Toda la red de sensores que contempla el proyecto supone una fuente de datos abiertos de gran riqueza que, además, van a permitir la investigación para la mejora de los servicios.

Tanto la gestión energética y ambiental como la incorporación de la tecnología para desarrollar todo un ‘smart campus’ trata de responder a los objetivos de la Universidad de Málaga, que desde hace 10 años ha desarrollado diferentes proyectos como parte de su compromiso sostenible y, con este proyecto en concreto, se pretende dar un gran salto en esta dirección. 

* El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.