banners
beforecontenttitle

Rutas Saludables - Paraje Natural Sierra Crestellina

After content title
Before content body
Chunks
Chunks

VoluntariadoEspacioEnBlanco Descarga el pdf informativo de la ruta, pulsando en la imagen

RutaSaludable061


PARAJE NATURAL SIERRA CRESTELLINA

Ubicado en el margen sudoccidental de la provincia de Málaga, a modo de atalaya sobre la costa más próxima a Cádiz, constituye un excepcional enclave geomorfológico de gran singularidad respecto a los terrenos circundantes y a su vez ejerce de antesala al imponente Valle del Genal. Localizado en el municipio de Casares, el Paraje Natural se incorporó a la Red de Espacios Protegidos de Andalucía en 1989, perteneciendo hoy en día a la Red Ecológica Europea Natura 2000 al estar catalogado como Zona Especial de Conservación (ZEC) y también como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). Forma uno de los relieves más meridionales de la Serranía de Ronda, emergiendo sobre una base de areniscas triásicas como una empinada dorsal nortesur de mediana altura, constituida por calizas jurásicas de tonos grisáceos que la diferencian claramente de otras sierras próximas. Los procesos erosivos de las calizas han generado numerosas crestas afiladas e inaccesibles, de ahí el nombre de la sierra.

BuenasPracticasSenderismo

Su papel como hito geográfico ha sido trascendente en los procesos de colonización y aprovechamiento humano de estos terrenos. De hecho, el hombre lleva beneficiándose de esta sierra desde el Neolítico, como así lo acreditan los restos hallados en la Cueva de la Virgen que datan de 3.500 años, siendo igualmente utilizada durante el transcurso de la historia como lugar de caza, pastoreo y para cultivos en sus zonas de menor altitud y pendientes más suaves por los distintos pobladores que, desde los íberos hasta después de la reconquista, dejaron huellas de su paso.

La vegetación presenta una variedad de elementos ligados a las diferentes condiciones de insolación, humedad y edafología; la solana está dominada por la encina y el pino carrasco (procedente de plantación), en tanto que las zonas más húmedas y umbrías sustentan bosquetes de alcornoques y quejigos en la zona norte. A estas formaciones arbóreas les acompañan espesos matorrales de espinos majoletos, lentiscos, romeros o tomillos, salpicados a veces por acebuches. El sotobosque lo constituyen numerosas especies de interés, algunas de ellas de marcado carácter atlántico tales como los brezos que, no obstante, se mezclan con elementos mediterráneos. La relevancia de Sierra Crestellina respecto de los hábitats de interés comunitario que contiene es notable, ya que en un reducido espacio geográfico encontramos presentes hasta un total de nueve de estos hábitats, siendo los matorrales termomediterráneos y pre-estépicos los que mayor superficie representan.

Respecto de la fauna, la especial configuración de la sierra en relación a su entorno así como su dificultad de acceso convierten al paraje en una isla especialmente acogedora para los animales. Desde la cabra montés, que mantiene un pequeño rebaño en la zona, hasta diversos y pequeños anfibios, algunos con especies singulares presentes en este área, Sierra Crestellina alberga una importante cantidad de elementos autóctonos que alcanza al menos a 115 especies de vertebrados. Las aves constituyen, sin lugar a dudas, el grupo de mayor representatividad de la sierra, de ahí que se halla catalogado como ZEPA. 

Entre otras especies de elevado interés debemos citar la presencia del buitre leonado, el alimoche, las águilas real, perdicera y calzada, el halcón peregrino y numerosas aves ligadas al medio forestal y en especial al matorral, donde hallan refugio así como un lugar de cría adecuado. Particularmente y en lo que se refiere al buitre leonado, Sierra Crestellina alberga uno de los tres únicos núcleos de reproducción de la especie en Málaga, lo que acrecienta la importancia de este espacio, contando con la mayor colonia de buitres de la provincia. Entre los mamíferos presentes cabe citar al meloncillo como una de las especies más pintorescas del lugar, especialmente cuando se hacen visibles las madres seguidas de sus crías en rigurosa fila de a uno.

La visita a la sierra pasa por la realización del sendero señalizado Crestellina Natural, que ofrece la oportunidad al visitante de obtener una completa visión de la riqueza natural y del uso que de ésta ha hecho el hombre desde la antigüedad. A lo largo de este recorrido se contempla un variado número de especies vegetales, y resulta fácil apreciar cómo varía el paisaje en función de la altitud. Además, desde el mirador del Castillón o de Cosalba podremos disfrutar de unas maravillosas vistas del núcleo urbano de Casares, uno de los pueblos blancos de Málaga catalogado como Conjunto Histórico Artístico que recomendamos sea visitado con detenimiento. Sus estrechas calles y casas encaladas, el casco antiguo y las ruinas de la fortaleza que aún conserva son pruebas de que la influencia árabe fue la que otorgó definitivamente a Casares su actual fisonomía.

After content body