banners
beforecontenttitle

Proyecto ADAPTACIÓN DEL CULTIVO DEL AGUACATE A SITUACIONES DE ESTRÉS HÍDRICO Y SALINO

After content title
Before content body
Chunks
Chunks

El aguacate (Persea americana Mill.) es un árbol perennifolio subtropical originario de Mesoamérica que pertenece a la familia Lauraceae y que actualmente se cultiva en más de 50 países a nivel mundial. Tradicionalmente, los genotipos de aguacate se han clasificado en tres razas o subespecies hortícolas relacionadas principalmente con preferencias ecológicas y características botánicas: mexicana, guatemalteca y antillana. Las subespecies mexicana y guatemalteca están adaptadas a zonas altas de Centroamérica (climas fríos), siendo la raza guatemalteca más susceptible a las bajas temperaturas. La subespecie de las Indias Occidentales está adaptada a zonas bajas de la misma región (climas tropicales). La mayoría de las variedades de aguacate cultivadas en climas subtropicales y mediterráneos son híbridos entre las subespecies mexicana y guatemalteca (Chanderbali et al. 2013). Un ejemplo es la variedad Hass que es la más importante a nivel comercial a nivel mundial, representando cerca del 90% de la producción española.

El cultivo de aguacate en España y otros países mediterráneos ha ido aumentando en los últimos años debido a un aumento exponencial de la demanda, especialmente en Estados Unidos y Europa. De hecho, la producción de aguacate (y otros cultivos frutales subtropicales, como el mango) se ha convertido en uno de los pilares fundamentales de la economía local en las zonas rurales de las provincias de Málaga y Granada, tanto en términos monetarios como de empleo, como lo demuestran los más de 1,6 millones de jornaleros anuales que genera este sector en las zonas costeras de esas dos provincias:

https://www.juntadeandalucia.es/presidencia/portavoz/tierraymar/144050/agriculturaganaderiapescaydesarrollosostenible/laaxarquia/malaga/frutastropicales

Sin embargo, las zonas más aptas para la producción de aguacate en Europa continental presentan crecientes problemas de disponibilidad de agua derivados principalmente del cambio climático y todos los modelos predicen que esta situación se agravará en un futuro próximo. En consecuencia, se espera que los suministros de agua dulce de alta calidad sean cada vez más escasos en las regiones productoras de aguacate de la cuenca mediterránea y, en consecuencia, existe la necesidad de ampliar el uso de prácticas de riego más eficientes y la adaptación de la producción de aguacate a aguas de menor calidad (como como aguas residuales regeneradas y agua salinizada). De hecho, cuando el agua escasea, el uso de agua con mayor contenido de sólidos disueltos suele ser la única opción para continuar con el riego, que, en el caso del aguacate en climas mediterráneos, es indispensable para garantizar la viabilidad del cultivo. En este proyecto, abordamos este problema utilizando un enfoque multi e interdisciplinario (que combina la ciencia del suelo, la fisiología vegetal, el mejoramiento genético y los enfoques genómicos) para comprender los cambios en la estructura del suelo, la microbiota y los parámetros fisiológicos después del uso de agua de menor calidad y aplicaciones reducidas de agua junto con el desarrollo de portainjertos de aguacate tolerantes a la salinidad.

After content body